Ha sido más valorada la forma como las personas evalúan su comportamiento en la sociedad y el reflejo de esto se ve en la preservación del ecosistema. La conciencia ambiental juega un papel impactante en la construcción de la ciudadanía. Las empresas poseen una gran responsabilidad en este contexto, teniendo que cumplir exigencias legales complejas  debido a su práctica ambiental. Para esto, existen reglas y leyes creadas para regular los servicios ambientales de los generadores, recolectores y quienes se encargan de la disposición final de los residuos.

El Sistema de Gestión Ambiental es un conjunto de políticas, prácticas y procedimientos técnicos y administrativos de una empresa, cuyo objetivo es obtener un mejor desempeño de las prácticas con relación a la preservación del planeta. El SGA aborda acciones corporativas que buscan equilibrar las acciones del hombre, la industria y el medio ambiente.

Este modelo de gestión sustentable se basa en cinco principios que las empresas deben respetar:

1. Conocer lo que debe ser realizado, asegurando el compromiso con el SGA y siguiendo los lineamentos de la política ambiental;

2. Elaborar un plan de acción dirigido al cumplimiento de los requisitos de la política ambiental;

3. Asegurar las condiciones para el cumplimiento de los objetivos y metas ambientales e implementar las herramientas de apoyo necesarias;

4. Realizar evaluaciones cualitativas y cuantitativas periódicas de la conformidad ambiental de la empresa;

5. Captar, procesar y organizar informaciones sobre los residuos generados, recolectados y enviados disposición final de acuerdo con la política ambiental.

Basado en la certificación  ISO 14001, el Sistema de Gestión Ambiental es una herramienta de gestión que permite la organización y control de residuos, certificando el monitoreo de su ciclo de vida en términos de impacto ambiental. Un SGA permite el abordaje de la  gestión estructurada capaz de establecer objetivos y generar datos, como informes a organismos de supervisión ambiental.

Ventajas del sistema de gestión ambiental.

La gestión ambiental efectiva por parte de las empresas que generan residuos, mejora la gestión de la energía, los materiales y los recursos humanos, también fortalece la imagen de la empresa con relación a la sociedad, los proveedores, los clientes y las autoridades, además de reducir el riesgo de accidentes ecológicos. Otra ventaja es la planeación de acciones, que prevé la reducción y eliminación de riesgos y responsabilidades ambientales, además de la reducción de costos.

Después de implementar la política ambiental dentro de una empresa generadora de residuos, es necesario mantener el enfoque en la planeación del Sistema de Gestión Ambiental. Este proceso es donde es posible verificar las actividades practicadas en la empresa y los aspectos relacionados a la gestión. De esta manera, determinar lo que impacta significativamente en el medio ambiente. Con estos datos, es necesario definir objetivos en el SGA, y cada objetivo debe tener sus metas establecidas. A su vez, los objetivos deben ser claros y cuantificables, para que sea posible hacer una comparación con las condiciones antes de la implementación del Sistema de Gestión Ambiental.

Las empresas que utilizan este sistema en la gestión pueden evitar el desperdicio y reutilizar los materiales que se descartaron anteriormente, lo que reduce sus costos. El SGA aparece como una forma de organizar acciones ambientales que proporcionan un sistema eficiente para lograr los objetivos y hacer que la gestión se adapte a los cambios. Esto siempre prioriza la mejora gradual y continua de las acciones ambientales de las organizaciones.

La implementación de una gestión ambiental es importante para la empresa porque asocia su imagen a la preservación del medio ambiente, mejorando el posicionamiento del concepto de la marca en el escenario empresarial, y contribuyendo a la difusión del ideal sustentable.

Relacionadas